Blog

Mantente siempre informado!

Mirá los colores para pintar tu casa que favorecen el estudio de los niños.

habitaciones-infantiles
Cómo ayudar a nuestros hijos con las tareas escolares a partir de la creación de espacios en el hogar que contribuyan con su concentración?
 La actividad académica busca generar el hábito en los chicos de realizar tareas escolares cuando llegan a sus casas. ¿Cómo los podemos ayudar como padres con esta tarea? ¿Cómo generamos ambientes dentro de nuestro hogar que faciliten y potencien su concentración a la hora de cumplir con sus obligaciones escolares?
No se trata solamente de mostrarles que es importante que cumplan con sus deberes. Debemos involucrarnos con su desempeño. Y una forma es planificar dentro de la casa un lugar de estudio, diseñado para fomentar la concentración.
A los niños les gusta jugar. Y es muy común que si no cuentan con espacios destinados a cumplir con sus tareas se vean tentados a entretenerse rápidamente con cualquier otra actividad.
Diseñar un espacio para que los más pequeños pueden enfocarse con facilidad, es una manera sutil de demostrarles que nos importa que cumplan con sus quehaceres. Y los colores pueden jugar un rol muy importante a la hora de despertar la concentración y la creatividad.
Muchas veces nos encontramos con reducidas dimensiones de un dormitorio, lo que no debe impedir que el habitáculo se acondicione como un espacio íntimo, luminoso y lleno de encanto, sacando el máximo partido a los metros disponibles. Los detalles son los grandes protagonistas a la hora de conseguir una atmósfera sosegada.
Alba, marca líder de pinturas para hogar y obra del grupo AkzoNobel, afirma que los matices fríos, azules y lavandas, y neutros, son los ideales para los espacios en los que se busque generar gran concentración; siempre se puede añadir un accesorio de color de acento, para personalizar el cuarto. Contra un fondo de crema cálido, destellos de color brillantes agregan energía artística al dormitorio de los niños. El amarillo limón y el verde manzana agregan una sensación lúdica, al tiempo que el fondo relajante de neutros dorados conecta el resto del espacio.
Pero también se dice que el verde mejora la concentración. El estrecho vínculo entre los verdes pálidos suaves y la naturaleza, hace que el color muchas veces sea percibido como un tono relajante que ayuda a bajar el estrés y a evitar los sentimientos negativos. Por eso los teatros y estudios de televisión tienen un ‘cuarto verde’, un lugar donde los artistas se pueden retirar para relajarse antes de su próxima aparición.
Los amarillos, en todas sus gamas, estimulan la creatividad y a la vez son grandes aliados para iluminar cuartos pequeños. Tonos soleados de sorberte de lima, vainilla y menta aportan calidez a este dormitorio frío y crean un espacio que evoca una atmósfera despreocupada y relajada.
Un recurso divertido y original es decorar una pared con pintura especial de pizarrón. El estudio puede ser una actividad lúdica si le otorgamos herramientas que permitan interactuar con la tarea.
Liliana Dabove especialista en color de Alba sostiene que: “El color tiene un poder transformador en la vida de las personas. Las paletas de colores nos ofrecen la posibilidad de generar aquellas sensaciones que deseamos, lo importante es saber elegir los tonos apropiados para hacer de un rincón de nuestro hogar el lugar que anhelamos. Sólo es cuestión de animarse”.

Fuente: Informe Construcción.com